Gaiteros

E-mail Imprimir PDF

Sara Larumbe, Diego López y Alejandro Sedano (tambor).

En artículo anónimo de 1971 se alude al primer documento en que se deja constancia de la presencia de un “tamborero” en las fiestas de Anguiano que es de 1635 –Martín Pérez-; desde 1683 hasta 1738 quien toca el tamboril es Francisco Pérez Marcos, quien muy bien podía ser hijo de Martín. Después de 1738 el tamborilero es Francisco Pérez Romero, hijo sin duda del otro Francisco. Ya en los documentos que se conservan, el primer músico citado es Ignacio Muñoz, concretamente en fecha 25 de mayo de 1889. Ese mismo año, para las fiestas, el músico es Saturnino Sancha, gaitero de Camprovín y lo es hasta la Magdalena de 1897. Para Gracias de 1897 se contrata a Manuel Gil, gaitero de Villabuena, quien vuelve a tocar en 1899. En los dos años siguientes tocan Manuel Gil o Saturnino Sancha quien asimismo tocará a partir de la Magdalena de 1901 hasta Gracias de 1912 (ambas fechas incluidas), con interrupción en 1904 y 1905 por parte de los Gaiteros de Villabuena. Emilio García Castresana, gaitero de Nájera, acude a tocar la danza de Anguiano por primera vez en la Magdalena de 1912 y aunque con algunas breves interrupciones (Manuel Gil en 1916, Faustino Gil en 1933, Saturnino Sancha en 1917, los gaiteros de Hormilla en 1940), fue gaitero durante cincuenta años. Desde la Magdalena de 1962 hasta Gracias de 1966 el músico contratado es Serafín Abeytua Río, gaitero de Albelda, que se hace acompañar por el tamborilero de Nájera Adolfo García, hijo de Emilio García, y en algunas ocasiones por otro gaitero más. Tiene un paréntesis en la fiesta de Gracias de 1965 donde actúan José Fernández y sus dos hermanos.

Estos mismos lo harán también en una ocasión imprevista, con motivo de un reportaje gráfico en 1968. El relevo de Abeytua lo cogen los Montero, gaiteros de Estella, para la Magdalena de 1967. En 1970 el Ayuntamiento se plantea la idea de tener músicos propios del pueblo, para lo cual Alejandro Sedano consiguió comprar al propio hijo de Emilio García Castresana las mismas dulzainas que desde 1912 habían estado, año tras año, amenizando la danza de Anguiano. Y con las gaitas propias del pueblo, se contrataron a los gaiteros de Anguiano: Alejo Ibáñez Hernáez, Sebastián Fernández Martínez y Alejandro Sedano Llaría. Después de 1970, ocasionalmente por algunas suplencias han sido también tamborileros Adolfo García, Baldomero Tobías y su sobrino Óscar Martínez, así como Judit Larumbe. Por último, nos consta que en la actualidad tocan Diego López Llaría, Sara Larumbe Fuertes y Alejandro Sedano LLaría.

La mayoría de las veces han tocado tres músicos (dos gaitas y un tambor), aunque también, en ocasiones, han sido un gaitero y un tamborilero los contratados, sobre todo por cuestiones de presupuesto.