Grupo de Danzas de Ventrosa

E-mail Imprimir PDF

Director: Gestionado por la Asociación Villarrica y la colaboración del Ayuntamiento de Ventrosa.

Fundación: El grupo de danzas fue creado en 1993 con la intención de recuperar la danza de Ventrosa, lo que se consiguió gracias a que un vecino del pueblo -Isidro García- recordaba los sones que había oido a su padre que era tamborilero y también a la Asociación Cultural Villarrica que contó con el apoyo del grupo Contradanza y de Entresaque, grupo de músicos de gaita y tamboril formado por Javier Asensio, Fernando Jalón y Jose Antonio Porras “El Chirri”.

Componentes: Está formado por un grupo de chicos y chicas del pueblo, con un mínimo de 12 miembros.

Historia: A todo el conjunto de las danzas de Ventrosa se le conoce con el nombre de Danza de la loba.

Hasta bien entrado el siglo XX todavía eran las mujeres las que amenizaban los bailes dominicales a base de interpretar bonitas canciones a viva voz y el acompañamiento de las panderetas que ellas mismas tañían.

Gracias a la Revista El Najerilla se conocen una serie de huellas sobre la danza en Ventrosa:
“Esa misma noche, a las tres de la madrugada y en plena plaza de la Revilla había que ver a todo el mundo bailar las danzas de San Roque (todavía me queda una dolencia en la espalda a consecuencia de un garrotazo que me dio el tío Mateo, que hacía de cachivirrio, por causa de que yo no seguía bien el entresaque), donde el tío Elías tocó más que el Orfeón Municipal de Barcelona; la sidra corregía los defectos de los danzadores, y el chato, americano-chileno, era ayudante del cachivirrio, que propinaba cada garrotazo con una vara de acebo, que hacía estremecer el sólido pavimento de la plaza....”

Los danzadores en 1939 fueron: Francisco e Isaac Aretio, Carlos y Gervasio Parmo, Nicasio Romero, Pedro guevara, Rufino Martínez y Gabriel García y “El Zorro” el famoso Mateo Martínez, insustituible para ello.

En la crónica sobre las fiestas de 1940 se comenta en El Najerilla: “lástima grande que no vuelvan aquellos tiempos de las clásicas danzas y danzadores y la típica zorra o cachivirrio, y aquellos gaiteros de bota, dulzaina y tamboril como lo eran el tío Frescas, el tío Perero y el tío Cirilo”. Sin embargo, en 1942 C. Pascual cuenta: “Los entusiastas ventrosinos en Ecija, don Alejandro, don Facundo y don Juan Martínez, regalaron una gaita especial al fin de reanudar nuevamente las danzas de antaño para las fiestas del próximo año” y en agosto de 1943 se especifica: “Las danzas volverán, que es muy sincero San Roque, -y es grande su tradición,- su baile y su palitroque. Una gaita se han comprado –para divertir solteros- Hermógenes tocará y si no lo hará Cillero”. A lo que se añade en la crónica de septiembre del mismo año: “Don Alejandro Martínez Valpuesta, don Facundo Martínez de Pablo, don Juan Martínez Muñoz y don Juan Rueda Muñoz, con el buen humor que les caracteriza y su amor al terruño que les vio nacer, han regalado para el pueblo una valiosísima gaita de bota gallega, con el fin de que vuelvan a verse las tan renombradas danzas que con tanto entusiasmo y arte ejecutaron nuestros abuelos con aquellos gaiteros y tamborileros como el tío Frescas, el tío Cirilo y el tío Elías; así que para el año que viene tendremos danzadores y, además, banda”.

Vemos en una colaboración del año 1947 escrita por Cipriano J. Pascual Blázquez con 14 años y titulada ¡Cómo es la fiesta de mi pueblo! La mía, la de San Roque, que la danza de Ventrosa se interpretaba de nuevo en ese año y nos describe: “El tío Frescas, con la gaita gallega, el tío Miguel, el tío Atanasio y el tío Mateo, rendían honores a las autoridades y forasteros en el caracterizado papel de Cachivirrios o Zorras, con sus graciosas ocurrencias y llevando adelante hombres con recios brazos haciendo ondear el gigantesco pendón sagrado...Nos quedan la danza, la bellísima danza de origen eúskaro, en la que doce hombres ataviados con trajes de calzón corto, blanquísima camisa de pliegues y ancho sombrero, indumentaria que se completa con soberbias bandas de seda, ejecutan unos bailes dificilísimos, al son de la gaita y bajo la dirección de otro llamado Cachivirrio. Es de un tipismo precioso y sus diferentes ejecuciones, acompasadas con el ritmo que forman al choque de los palos que llevan cada uno, sería el asombro de los hombres que se aburren contemplando en los teatros cortesanos a la artista de moda. Esto es viril, artístico, evocador...Tenemos noticias que los ventrosinos en Rancagua (Chile), en la celebración de esta fiesta, lo hacen con números tradicionales antiguos que en el pueblo existían, siendo ejecutada la parte musical por los señores don Celestino Blázquez García, eminente gaitero y su joven sobrino y primo mío Cirilo Blázquez, García Sáinz, como tamborilero. El día del Santo van a la cabeza de la procesión, danzando y en el transcurso del día verifican varios bailes. Terminada la procesión, empiezan los festejos mundanos.”

Algo más adelante, en octubre de 1947, Pascual cuenta: “Se han recibido varias fotos de la Colonia Ventrosina en Rancagua, entre ellas una muy curiosa con el grupo de danzadores y gaiteros el día de San Roque, la cual, según el director, se publicará en breve”.
En agosto de 1951 se relatan los acontecimientos diarios de las fiestas de San Roque y comprobamos que ese año se danza: “El día 13, fueron recibidos por la comisión de festejos, los famosos gaiteros de Albelda, que con tanto celo han llevado el calor de la Madre Patria a las naciones europeas y americanas con los coros y danzas de España, los cuales, con los danzadores, dieron una sesión de bailables en la Plaza de la Revilla....El día 14, pasacalles con los gaiteros, acompañados de los cabezudos...Día 16, procesión de San Roque, acompañada de los clásicos danzadores...”.
Por último, en agosto de 1959 J. Domingo Ceña relata: “...¿Dónde está la danza? Calma, hombre, voy a darle la explicación. Yo soy joven (18 abriles) y como tal quiero levantar la voz de la juventud, inocente de la actual carencia de este baile. Todos sabemos que la danza no es para viejos. ¿Por qué no la bailamos los jóvenes? Sencillamente porque no la sabemos; y el aprenderla es muy difícil  para nosotros. También les diré por qué es difícil. No somos culpables nosotros (repito) sino ustedes los que dejaron de hacerla: nosotros no hemos mamado el sabor tradicional de este baile. Es más, ni siquiera lo hemos visto (el otro año se hizo incompleta) ¿Qué es lo que quieren que represente para nosotros? ¿Lo mismo que para ustedes? Comprendan que es imposible; el vacío jamás representa materia.”

Años de fluctuación en la danza de Ventrosa que nos dejan constancia de que antiguamente sólo danzaban hombres y que el grupo de danzadores ha ido cambiando a lo largo de los años; desde su recuperación en 1993 es un grupo mixto y en el año 1998 se creó en Logroño una pequeña clase para ir motivando y enseñando a los más jóvenes del pueblo la danza.

Actuaciones: Fiestas 16 de agosto

Maestro de danzas: Cachivirrio, zorro, zorra. Según la documentación: zorro en 1939 fue Mateo Martínez (en otro momento le denomina cachivirrio) y tenía un ayudante, el chato (americano-chileno), que golpeaba a los danzadores con una vara de acebo; Mateo falleció en 1942 como así consta en la revista El Najerilla: “A los 78 años de edad falleció don Mateo Martínez, alguacil de este Ayuntamiento. Con él desaparece uno de los clásicos danzadores de antaño y uno de los más populares y graciosos cachivirrios o zorros que compitieron con gracia y buen humor con Atanasio Pascual Sánchez, padre de nuestro corresponsal en Ventrosa”. Asimismo se alude a este personaje en una crónica de 1947 sobre las fiestas del pueblo en años pasados: “El tío Frescas, el tío Atanasio y el tio Mateo, rendían honores a las autoridades y forasteros en el caracterizado papel de Cachivirrios o Zorras, con sus graciosas ocurrencias y llevando adelante hombres con recios brazos haciendo ondear el gigantesco pendón sagrado.”

Repertorio: Danzas de Ventrosa y danzas de otras localidades de La Rioja

Colección de videos de videos y fotografías.

Contacto: Asociación Cultural Villarrica
C/ Revilla s/n. 26329 Ventrosa
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
661644661